¿Que ocurre con los trabajadores si vendo mi empresa?

Tengo previsto vender mi empresa pero me da miedo que, una vez vendida, el comprador despida a los trabajadores. Este es un supuesto expresamente regulado en el Estatuto de los Trabajadores, que en su artículo 44 establece que el cambio de titularidad de una empresa (o de una unidad económica autónoma) no extinguirá las relaciones laborales, por lo que la respuesta a la consulta planteada es que el comprador NO podrá prescindir sin más de los trabajadores de la empresa (o unidad económica autónoma) vendida.

¿Pueden modificar las condiciones laborales al vender una empresa?

El nuevo titular no podrá modificar las condiciones laborales y de Seguridad Social de los trabajadores, viniendo obligado a respetar tanto su antigüedad como el resto de derechos adquiridos.

En tales supuestos, no es necesario firmar nuevos contratos con los trabajadores, pues los mismos seguirán rigiéndose por sus respectivos contratos laborales (de ahí que la propia Ley diga expresamente que “el nuevo empresario [quedará] subrogado en los derechos y obligaciones laborales y de Seguridad Social del anterior (…)”). En cuanto al convenio colectivo que resultará de aplicación, y salvo pacto en contrario entre el comprador y los representantes de los trabajadores de la empresa transmitida, seguirá aplicándose el mismo convenio colectivo que venía aplicándose antes de que tuviera lugar la transmisión.

Asimismo, el vendedor y el comprador serán responsables solidariamente durante los 3 años inmediatamente anteriores a la transmisión de las obligaciones laborales no satisfechas por el vendedor (de ahí la importancia de realizar una exhaustiva due diligence antes de efectuar una operación de este tipo, y de la que hablaremos en una nueva entrada).

¿Qué pasa si la empresa vendida/comprada es del mismo sector?

Cuando el comprador ya tiene una empresa que se dedica al mismo género de actividad que el de la empresa adquirida, es decir, cuando se trata de una compraventa corporativa, es frecuente que el comprador ya cuente con trabajadores que cubren las mismas necesidades que los trabajadores de la empresa adquirida, por lo que es posible que tras la transmisión, el comprador proceda a despedir a algún trabajador específico de la empresa vendida por ser redundante su puesto con otro que el comprador ya tenga, viniendo obligado, en tal caso, a abonarle la correspondiente indemnización por despido improcedente (pues en tal supuesto se entiende que es un despido sin justa causa).

¿Tengo que comunicar la venta de la empresa a los trabajadores?

La Ley obliga a comunicar a los trabajadores que se va a llevar el cambio de titularidad antes de proceder a la transmisión de la empresa (o de la unidad económica autónoma), pero no se establece cuál debe ser ese plazo de preaviso ni tampoco cuál es la consecuencia (sanción) en caso de no proceder a dicha comunicación, lo cual hace que en la práctica muchas veces los trabajadores se enteren de la transmisión una vez que la misma ha sido consumada (precisamente para evitar el “revuelo” que entre los trabajadores puede generar una información de este tipo).

Proceso de venta de una empresa

Desde el análisis de la viabilidad de la venta hasta el momento de firma en el Notario. Como abogados especialistas en venta de empresas acompañamos al propietario-vendedor a lo largo del proceso de compraventa del negocio, cuyas fases principales detallamos:

Análisis y viabilidad de la venta de la empresa

En muchas ocasiones, la voluntad de vender una empresa no coincide con la idea que los propietarios tienen acerca de su precio, de sus ventajas, de sus puntos fuertes y débiles, y en definitiva de la viabilidad de la venta. Para poder preparar la venta, es imprescindible efectuar, por tanto, un primer análisis acerca de la viabilidad de la venta de la empresa en las condiciones deseadas por sus propietarios, que servirá además para diseñar la estrategia de venta de la misma.

Intercambio de documentación

Comprobada la viabilidad de la venta, es el momento de asesorar al vendedor acerca de las potencialidades a resaltar de la empresa, haciendo recomendaciones que sirvan para preparar la documentación que pueda ser presentada al potencial comprador. La documentación incluye información económica, financiera, sobre el mercado, competidores, proveedores, recursos humanos, y demás información que sirva al potencial comprador a hacerse una clara idea del tipo de empresa que se está vendiendo. A la entrega de la documentación se solicitara la firma de la carta de confidencialidad (llamada en el argot Non Disclosure Agreement, o NDA) con el potencial comprador.

Verificación del interés verdadero del potencial comprador

Con demasiada frecuencia supuestos compradores interesados son en realidad empresas de la competencia interesadas en obtener información privilegiada. Saber qué tipo de información dar y en qué momento exige una pericia propia de especialistas en esta materia. Para ello, la verificación del interés real, y la transmisión adecuada de la información, es una labor de vital importancia para el éxito de la venta de la empresa.

Negociación

Organizar y mantener las reuniones con el potencial comprador, presentar la empresa desde la perspectiva de sus ventajas y de su potencial, vencer los temores del comprador, aclarar sus dudas presentando de manera ordenada cuanta documentación solicite, y motivar el interés, forma parte del complejo y largo proceso de negociación, que culmina con la firma, por parte del potencial comprador, de una carta de manifestación de interés, o carta de intenciones (también llamada LOI), que suele ser redactada o revisada por nuestros abogados.

“Due Diligence”

El comprador, previamente a la firma del contrato de compraventa, deseará revisar y validar toda la documentación de la empresa: mercantil (contratos), laboral, y económico-financiera. En esta fase, nuestros abogados despliegan todos sus conocimientos y experiencia para asegurar que no aparezcan deficiencias ni problemas que puedan abortar la operación. Para ello, actuamos a instancia del comprador aclarando los libros de contabilidad, las declaraciones de impuestos, preparando los balances de cierre y el de post-venta, etc.

Firma de la venta

Superados todos los obstáculos, y realizada la “due diligence” por parte del comprador, llega el momento de la firma, para la cual, habrá que analizar modalidades de pago, contenido del contrato, contingencias posibles, tramites administrativos y notariales, y demás actuaciones que permitan dar por concluida la venta exitosa de la empresa. En esta fase los abogados del despacho revisan y elaboran contratos, minutas notariales, garantías bancarias, y finalmente, acuden y asisten a nuestros clientes, de manera presencial, en la firma notarial.

3 Consejos legales para vender una empresa

A continuación queremos ofrecerle tres consejos legales para vender una empresa que pueden serle muy útiles. En efecto, dicho proceso posee algunas peculiaridades legales que hacen de un lado necesario cumplir con la normativa legal vigente respecto a sociedades y, por otro lado y por la misma causa, contar con abogados especialistas en venta de empresas, para garantizar que todo el proceso resulte satisfactorio desde el punto de vista legal así como desde el punto de vista de su propio beneficio.

1.- Seguir de manera ordenada los pasos para vender una empresa

El proceso de venta de una empresa, debe hacerse de manera ordenada, siguiendo unos pasos establecidos, que aseguren que se hace con las máximas garantías, y sin riesgos para vd. como vendedor.

  • Primer paso para vender una empresa: preparación de una ficha ciega de la empresa (llamada “teaser” en inglés), que sirva para que el potencial comprador muestre interés inicial por la compañía.
  • Una vez el potencial comprador haya mostrado interés, que firme el Non-Disclosure Agreement (NDA) tras el cual usted empezará a intercambiar documentación sobre su empresa con el interesado.
  • Si todo ha ido bien, el comprador le emitirá una Carta de intenciones (LOI, o Letter of Intend, en inglés) por la que las partes establecen cuál será el marco de negociación fijando precio, forma de pago, y otras condiciones de la transacción.
  • Tras la aceptación por su parte de la LOI, el comprador llevará a cabo el proceso de revisión legal, fiscal, contable y laboral (a veces, también de mercado), conocido como Due Diligence.
  • Finalmente, se firmará la escritura pública de transmisión, a veces precedido por la firma de un contrato privado (Shares Purchase Agreement, SPA).

2.- Ordenar previamente las cuentas de la compañía

Lo que las cuentas de la empresa reflejan, es un elemento clave para la venta de la empresa. Por ello, es fundamental que a la hora de iniciar un proceso de venta, toda la información contable esté preparada y perfectamente ordenada.

3.- Externalizar todas las tareas legales

El proceso de venta de una sociedad es algo muy complejo desde el punto de vista legal y, por lo mismo, no se puede descuidar ningún tipo de detalle que tenga que ver con él. Además, si usted mismo quisiera dedicarse a ello, tendría que dejar sus ocupaciones actuales. Por ello, le recomendamos que confíe en expertos profesionales en la venta de empresas y cuente para para la venta de su empresa con el asesoramiento y guía de abogados especializados en compraventa de empresas.

Si está interesado en vender su empresa, podemos ayudarle a llevarlo a cabo, llevamos más de 20 años dedicados a la venta de empresas como abogados especialistas, con más de 90 empresas vendidas con éxito.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies